Reggaeton y porno

Tras la información analizada en el anterior videoprograma (¿Qué estilo de música lo peta en España?), continuamos con una reflexión constructiva en la que propongo algunas medidas legislativas para regular el uso del porno auditivo, conocido popularmente como ‘reggaeton’. Y es que, ¿Por qué no podemos ver porno en un bar por la mañana? ¿Por qué no se muestra porno en las aulas de los colegios? ¿Es esto censura o tiene algún sentido?

Míra el vídeo y si coincides con lo que se plantea, compártelo.

¡Un abrazo musical!

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest


Excursión

¿Recuerdas la emoción de un día señalado en que viajabas con toda tu clase?

Hoy los chavales del un IES  de Cáceres lo han sentido al venir de viaje a Madrid. Y entre tantas cosas que ver en esta espléndida ciudad… ¡Han querido venir a conocerme! Es un grandísimo Honor.

Nos hemos encontrado en la Plaza de España y ahí hemos podido compartir un buen rato charlando e improvisando canciones. Tanto alumnos como profes han tenido un grado de participación maravilloso. ¡Gracias a todos!

¡Qué buena forma de empezar el día!

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest

Oasis de música

A veces me sacude un golpe de claridad. Puedo ver y sentir la suerte que tengo de dedicarme a comunicar con la música. En esta ocasión he podido disfrutar de compartir con dos grupos de jóvenes de 3º y 4º de ESO muchas de las cosas que he aprendido en mi aventura. Me pierdo en sus miradas. Tímidas, atónitas, burlonas, irreverentes, profundas, atemorizadas, divertidas, cómplices. Soy consciente de lo excepcional que supone un espacio para la libertad de pensamiento en su cotidianidad académica, monótona y rígida. Y noto como todos desean saltar sus propios muros para entregarse a la magia de la música. Unos pocos saltan a la primera, otros tienen más dificultad, pues llevan una cadena con bola de plomo que les paraliza. Una bola de “no te expreses, o se reirán de ti”, de “tú no puedes” o de “bastante haces pasando 8 horas diarias en el aula como para encima prestar atención a un profesor”.

Colage Leganés

Momentos compartidos en el Colegio Legamar

 

Ellos viven intensamente, y puede parecer que algunos, por lo llamativo de su retraimiento, han perdido todo espíritu creativo. Pero yo sé que no es así. Corregir su tendencia a la desidia y al abandono de preguntarse el porqué de las cosas es más fácil para un chico de 15 años que para ese mismo chico a sus 25. Cuando se convierta en adulto habrá aprendido a ser  más educado, a adaptarse a las necesidades de otros… Y la pérdida de su inocencia no será tan manifiesta. Adaptación. Pero con 15 años es más fácil tener un click, un giro de tuerca, y reconducir el espíritu inconformista y renovador que todos tienen en su código genético hacia algún camino libre de normas, obstáculos y monstruos.

Foto grupo Leganés

¡Abrazos musicales!

 

¿Logro yo impulsar a que hagan este click? En ocasiones. Pero siempre hago todo lo posible. Y lo seguiré haciendo, pues comunicar mi entusiasmo por las cualidades creativas del ser humano es lo que da sentido a mi vida. Amén.

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest

Sesión de cine: The Walk

Anoche estuve en el cine y vi una película que me impactó: The Walk.
Narra la historia de un funambulista que se propone caminar sobre un cable tensado entre las dos torres gemelas.
¡Atención, SPOILER!
Hay varios elementos de la historia que me impactan por su similitud con mis propias metas:
La soberbia: Cuando el protagonista consigue que su maestro acepte entrenarlo, transita por la cuerda con maestría pero pierde el equilibrio justo antes de llegar al final y se salva por poco. El maestro, que le cobra por todos los consejos, le regala por primera vez uno: “Los funambulistas que se matan lo hacen siempre al final de la cuerda. Que estés a punto de llegar no quiere decir que hayas llegado.”
Esto me hace reflexionar sobre la diferencia que hay entre el esfuerzo y atención que invierto en ciertos proyectos de cuando los comienzo a cuando los estoy finalizando.Aldo Funambulista
2. Soñarlo e ir a por ello sin distraerse: Desde que el chico se plantea su objetivo, toda acción que realiza está enfocada a lograrlo. Hace una evaluación objetiva de su situación en el momento. ¿Qué tiene? Tiene la capacidad de andar por un cable a 80 metros de altura. ¿Qué le falta? Conocimientos para colocar el cable con seguridad. Cómplices que le ayuden a colarse en las torres y montar el escenario. Dinero para financiar la jugada… Y una vez identificadas las carencias, se pone en cuerpo y alma a subsanarlas. Hay una escena situada en el día anterior a “el golpe” (la fecha clave), en la que está repasando el plan con todos los cómplices. Vigila cada uno de los movimientos, acciones, prevenciones, etc… que ha de realizar cada uno de los miembros. Repasa el plan 20 veces. Es decir, crea en su mente con todo lujo de detalles lo que ha de convertirse en realidad. No se le ocurre parar a ver una película o echar un polvo. El objetivo lo es todo. Ya habrá tiempo después de esparcirse.
En mi caso me veo muy identificado con esta forma de funcionar. Creo en mi mente, controlo variables, busco la forma de suplir mis carencias de conocimiento y de recursos. Todo movido por la fuerza de mi objetivo, que en mi caso es poner mi creatividad al servicio del mundo para tratar de despertar cuantas más mentes mejor. Pero viendo lo que simboliza este personaje, es decir, el arquetipo del héroe, noto como mi determinación fluctúa más de lo que desearía. Hay veces que la pereza mental me invade y me distraigo con trivialidades que me desvían del rumbo. Me ha ayudado verlo para centrarme más.
En definitiva, recomiendo esta película. Además de ser muy entretenida, servirá como impulso a todo aquel que tenga un sueño y pretenda alcanzarlo.

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest


1 2 3 4 6